aa
 
  La Compañía de María. Un proyecto de educación
 



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

   LA PEDAGOGÍA. Educar en la vida y para la vida

86 En cada circunstancia histórica la Compañía de María, se ha planteado cómo ir respondiendo, desde la educación, a las necesidades y retos de la sociedad.

87 En cada coyuntura social y política, la escuela Compañía de María ha venido haciendo el esfuerzo dc ir superando sus prácticas educativas, tratando de desarrollar en sus alumnos/as una sensibilidad que les haga ciudadanos conscientes y comprometidos con el mundo que les toca vivir.

88 De ahí las múltiples experiencias realizadas en susaulas para llevar a la práctica programas de educación para la paz y la tolerancia, para la igualdad de oportunidades para la mejora y conservación del medio ambiente, para la solidaridad, para la no discriminación, etc.

89 Mantener activa y actualizada la opción de educar en la vida y para la vida, supone hacerse preguntas como éstas:
¿Qué fenómenos sociales contribuyen a mantener el orden -desorden- establecido? ¿Qué ideologías están contribuyendo a la alienación de las personas? ¿Qué sistemas económicos hacen de nuestro planeta escenario de subdesarrollo, subali­mentación, subcultura...? ¿Cuáles son las causas generadoras de las desigualdades sociales que engrosan las filas de los desfavorecidos?, etc.

90 Las respuestas deberían pasar por diseñar nuevos programas educativos que recorran el proyecto curricular de cada centro. No se puede permanecer indiferente ante realidades como la situación de la mujer, la carrera de armamentos, el deterioro ecológico, el desequilibrio Norte-Sur, etc.

91Hay que subrayar el interés por hacer de la cscuela una institución participativa, activa y crítica; superar contra­dicciones entre fines y medios; prestar, en definitiva, la misma atención al currículo oculto que al currículo explícito.

Consecuencias en la práctica pedagógica:

93 Conocer el contexto donde sé educa, sus posibilidades y limitaciones, diseñando, a partir del análisis, las respuestas más adecuadas en colaboración con otras instituciones.

94 Educar a las personas para el compromiso con la sociedad y el mundo concreto en el que viven; un compromiso solidario, de transformación de las estructuras injustas en la realidad próxima y lejana como exigencia de nuestra propia vivencia del Evangelio.

95 Promover una enseñanza de calidad para todos/as, sin discriminaciones y buscar las fórmulas que faciliten el acceso de todos/as a las actividades formativas programadas más allá del aula.

96 Posibilitar la igualdad de oportunidades buscando cauces que permitan, a cada persona, situarse activamente
en la vida desde sus posibilidades con atención especial a los más desfavorecidos.

97 Aplicar una metodología en la que la teoría y la práctica no vayan disociadas; interiorizar el dinamismo acción-reflexión-mejora.

98 Encauzar nuestra labor educativa hacia el disfrute en la educación y el gozo en el descubrimiento. Saber utilizar el juego, el tiempo libre, etc, como un recurso educativo.

a a
a