aa
  Rutas a Burdeos
 




 



Clica sobre la imagen para ampliarla

 

 

Clica sobre la imagen para ampliarla

 

Clica sobre la imagen para ampliarla

 

 

 

Clica sobre la imagen para ampliarla

 

 

Clica sobre la imagen para ampliarla

 

 

 

Lugares que hablan de tradición, memoria, identidad, promesa de futuro…

A lo largo de este IV Centenario son muchos los grupos que han pasado por Burdeos con el deseo de conocer los lugares relacionados con la vida de Juana de Lestonnac, y a través de ellos encontrarse con su persona y su obra.

Recogemos la experiencia del grupo que estuvo en Burdeos del 9 al 11 de marzo, promovido por las Antiguas Alumnas de Cardedeu.

  Impresiones de un viaje

Salió de Cardedeu el autobús de la alegría, todas llevábamos un enorme equipaje en el corazón, de vivencias, recuerdos de infancia, y sentimientos y sobre todo de agradecimiento a nuestras maestras por seguir a nuestro lado, demostrándonos día a día su afecto y cariño.

Entre todas nosotras, antiguas alumnas de Cardedeu, el Tibidabo y la Seo de Urgel , intercambiábamos anécdotas vividas en los distintos colegios, teniendo la sensación de haber crecido juntas.

Hemos podido conocer a Santa Juana de Lestonnac, nuestra fundadora desde los primeros latidos de su corazón generoso a los últimos resultados de sus sueños y estamos orgullosas de formar parte del resultado de una historia que ya ha cumplido 400 años.

Gracias a cada una de vosotras.

Con un enorme respeto, cariño y admiración,

Olga Pareras


Amanece un día radiante. Con los primeros rayos del sol y nuestros corazones llenos de ilusión, el grupo de exalumnas de La Seo de Urgel agrupadas a las de Cardedeu, empezamos el viaje, destino Burdeos. Es el 4º Centenario de la fundación de colegios “Compañía de María “. Nuestra fundadora, Juana de Lestonnac.

Los días 10 y 11 muy emotivos, los pasamos recorriendo las calles por donde había transcurrido su vida: La casa natal, Iglesia donde fue bautizada, Iglesia donde se casó, Castillo conyugal, molino donde iba a meditar tras su viudedad buscando con tesón, luz, firmeza y seguridad de su vocación religiosa llamada a la formación de jóvenes.

Finalmente su Tumba. Allí cada una hizo su meditación. Para mí fueron momentos fuertes, vibrantes... de gratitud a mis profesoras por haberme transmitido esa fe, espiritualidad, amor... que tanto bien me ha hecho en lo personal y familiar. Pido al Señor, que no falten vocaciones en el futuro y a todas las que leáis este testimonio, que os animéis a ir a Burdeos, que nos unamos en oración, formemos una comunidad viva, caminante hasta el final de nuestros días y como canta nuestro himno, nos encontraremos todas en los brazos de nuestra Santa Madre.

M. Rosa Cornella



Subir arriba

El paso de 400 años ha borrado muchas huellas físicas de los orígenes de Juana de Lestonnac. Persiste la llama de su obra maestra, la Compañía de María, portadora de unos valores que necesariamente se han adaptado a los tiempos y que con dignidad y firmeza siguen en activo. Muestra de ello fue el calor humano que se respiró en la expedición a Burdeos organizada por la Comunidad del Colegio de Cardedeu y un amplio grupo de ex alumnas del mismo. La exquisitez de formas, el respeto y la familiaridad invadieron el ambiente en todo momento. La acogida y explicaciones de Ma. Jesús, durante el recorrido por donde pisó y vivió Santa Juana sirvieron para profundizar en el espíritu que garantiza la vida de la Institución. Junto con Olga y Meri en representación del Colegio del Tibidabo de Barcelona doy las gracias a todas las que hicieron posible este viaje.


Ma. Dolores Coll
Ex alumna del Colegio del Tibidabo de Barcelona


¿Por qué un viaje a Burdeos? Pues porqué allí nació quien fundó la orden de la Compañía de María de Ayuda a la Juventud Femenina que carecía de toda formación, moral e intelectual.

¿Por qué un buen número de mujeres hace ese viaje? Pues para conocer donde vivió Juana de Lestonnac y así dar testiomonio de gratitud.

¿Por qué esta alegría y compañerismo que reinó entre todas durante los días de permanencia alli? Pues sencillamente porqué el gran afán de conocer la trayectoria hacía sentir felicidad y compañerismo.

Juana de Lestonnac, mujer que vivió entre el bienestar de una familia con títulos nobiliarios con un bienestar social propio de su rango, pero que no le fue fácil todo ello viendo la diferencia de pareceres de sus padres. La madre (Calvinista), quien intentó apartarla de las ideas que llenaban su corazón. Su padre (Católico), quien la apoýó siempre y en todo momento.

Sus planes eran otros, pero se casó joven según la costumbre de la época. Por lo que vivió la vida de matrimonio, el nacimiento de los hijos, la muerte de alguno de ellos y la muerte también de su esposo. Pero la llama de ayuda a las jóvenes continuaba en su interior y la practicaba en todos los que estaban cerca de ella. Pasaron unos años y viendo ese gran abandono de la juventud que reinaba por entonces en Francia. La gran idea de formar a esa juventud la hizo retirarse y poner en práctica esa llamada de Dios y no paró hasta conseguirlo.

Recorriendo sus caminos, los lugares que ella pisó y dónde vivió sentimos un gozo inmenso y unas ganas de ayuda a los demás. Dentro de nuestras familias, nuestros centros de trabajo, asociaciones y parroquias. Como ella nos dijo , no dejéis que se apague esa llama que lleváis dentro de vosotras.

Agradezcamos a Santa Juana de Lestonnac y cuantos siguieron su gran obra en el mundo, ORDEN DE LA COMPAÑÍA DE MARÍA hoy extendida por todos los continentes.

A Ella debemos buena parte de lo que sabemos, de lo que somos y como somos.

Núria Recordà (AA de Cardedeu)

Subir arriba